Posts destacados

Morgan Osman Philipp Plein
¿Quién es Morgan Osman?
Morgan Osman es la novia de Philipp Plein. ¿Cuál es su historia?
View Post
Rellenar Marcas de Acné
Rellenar Marcas de Acné: Mi Experiencia
View Post
Tom Ford
Las Reglas de Estilo de Tom Ford
View Post
To top
12 Ago

Así es Cómo Me Convertí en Mi Mejor Versión

Mi Mejor Versión Blog de Belleza

Os dejo las pautas que me ayudaron a ser mi mejor versión de una vez por todas. Son fáciles y funcionan, ¡todo es cuestión de actitud!

Hace un año y medio estaba pasando por una mala racha. Me sentía cero motivada con mi vida y con mi físico. Estaba cansada de probar dietas que no funcionaban y que me hacían sentir miserable. De ejercicios que no me proporcionaban el resultado que yo buscaba. Veía muy lejos recuperar la belleza de la veintena que estaba enmascarada bajo mi frustración, algunos quilos de más y mi propia apatía por ese círculo vicioso tan raro.

Mi vida amorosa tampoco iba muy bien. Estaba metida en una historia tóxica y al final me di cuenta de que esa podía ser la base del problema. Cuando le puse fin, empecé a resurgir y dio comienzo una súper operación pibón. Con la ayuda de mi mejor amiga y mi actitud, conseguí lo que yo quería: ser la mejor versión de mí misma, por dentro y por fuera.

Esto es lo que hice, paso a paso:

1. Dejé Atrás una Relación Tóxica

No hay nada peor que una historia turbia con un hombre que no sirve para nada, más que para dar disgustos. Después de varios años invirtiendo tiempo y energía en una relación que estaba claro que no tenía futuro, al final decidí acabar con ella y dejarla ir. Creo que el amor no tiene que ser perfecto y que es normal pasar baches y encontrar obstáculos, pero cuando pasa el tiempo y la cosa sigue sin mejorar, hay que reflexionar y acabar con el sufrimiento. Me costó mucho darme cuenta de que esa historia era la barrera que impedía que llegaran nuevas situaciones y personas a mi vida.

¡Fuera tiparracos! No aportan nada más que problemas.

2. Empecé a Disfrutar Cuidándome

En mi peor momento, dejé de cuidarme. Lo que siempre había hecho (comer sano, hacer ejercicio), ya no funcionaba igual que antes porque mi cuerpo había cambiado de forma natural con el paso del tiempo. ¿Entonces para qué me iba a molestar? Seguía alimentándome correctamente, pero me sentía frustrada porque no se reflejaba por fuera; mi cuerpo estaba acostumbrado a ello y no reaccionaba.

Necesitaba motivación y probé la dieta keto. Me informé bien, estudié recetas y descubrí que era un régimen llevadero que no me iba a hacer sufrir. Disfrutaba probando recetas, estudiando los ingredientes y preparando mi delicioso pan keto.

3. Le di una Oportunidad (en Serio) a los Suplementos de Belleza

Aunque sabía que los suplementos de belleza funcionaban porque veía los resultados en mis amigas, no estaba segura de que fueran a irme bien a mí. No quería gastar dinero en ellos. No hay nada como una buena crema, ¿no? Cuando le di una oportunidad al primero que probé, supe que lo único que había hecho antes era perder el tiempo. ¿Cómo no le había dado a mi piel el privilegio de tomar un buen colágeno? ¿Cómo había privado a mi vientre pre-pilates de los beneficios de la fibra prebiótica?

El resultado es que tengo la piel mejor que nunca y parece que tengo diez años menos. Cuando volví a mi ciudad, las pasadas vacaciones, todo el mundo me preguntó qué me había hecho. Mis marcas de acné habían desaparecido y estaba «más joven que nunca».

4. Aprendí a Escuchar mi Cuerpo

Hace dos años me apunté a unas clases de cross-fit, ilusionadísima con las opiniones tan maravillosas que había leído. Estaba segura de que me iba a cambiar la vida, pero lo único que cambió fue mi cuerpo. Poco a poco, vi que tenía la espalda más ancha, y las piernas también. Yo pensaba que me estaba definiendo pero no era así: lo que pasaba era que me estaba poniendo grande. Al final me cansé de escuchar los tópicos de los monitores («las mujeres no pueden ganar músculo porque no tienen testosterona», etc) y elegí escuchar a mi cuerpo, el único que me estaba diciendo la verdad. Seguro que a muchas chicas les hubiera gustado tener mis brazos y mis hombros, pero a mí no, y eso era lo que debía tener en cuenta.

Decidí probar con clases particulares de Pilates. La diferencia fue increíble. Estoy tonificada, tengo un súper abdomen, he ganado esbeltez y he mejorado mi postura.

5. Hago lo que Quiero

Desde que soy esta nueva yo, me encanta subir fotos y vídeos a Instagram. Antes lo hacía muy de vez en cuando y mi entorno se ha dado cuenta del cambio. «¿Pero qué haces subiendo tantas cosas?», o «¿Y esa fotoooo?», son solo algunas de las preguntas que me llegan cada día (insértese icono con la ceja arqueada). La respuesta es que lo hago porque me encanta. Me gusta subir fotos en bikini, boomerangs arqueando la espalda y lo que me apetezca.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Ana G.

Onubense. Vegetariana y apasionada de la dieta keto. Experta en marketing. Oficialmente obsesionada con los champús para rubias.

3 Comments
  • Esperanza A.

    Me ha encantado el post Ana!!! Sobre todo lo de hacer lo que te da la gana, estoy metiéndome de lleno en ello y en saber decir “no”. Disfruta de tu mejor versión!!!!

    12 agosto, 2019 at 2:47 pm Responder
  • Ana

    Gracias! Disfrutando a tope!

    16 septiembre, 2019 at 2:31 pm Responder
  • ANITA

    Muchas gracias por compartir tu experiencia, me siento super identificada y sirve de motivación!!!
    Cual es tu instagram para seguirte, plis!

    22 septiembre, 2019 at 2:07 pm Responder

Deja tu respuesta